jueves, 31 de marzo de 2016

Venezolanos serán retacos y gorditos



Jesús M. Gambús
El alto costo de la vida y la desaparición de alimentos claves en la ingesta diaria y, en menor proporción, el descuido de los padres, inevitablemente les pasarán factura a la salud y apariencia de las nuevas generaciones.
¿Cómo será el venezolano de los próximos años? ¿Cuál será su estatura, su contextura. ¿Qué enfermedades serán más recurrentes en la nueva generación.
Los nutricionistas han advertido el panorama comprometido de las criaturas en etapa de gestación, de los recién nacidos y de los niños que requieren una alimentación bien particular que atienda a sus necesidades.
Los estudios de expertos nutricionistas que definen ese presente dramático y el futuro que nadie quiere, han sido elaborados puntualmente, siguiendo los criterios científicos y han sido enviados al Instituto Nacional de Nutrición para que se revisen, discutan y se incorporen en la medida de lo posible a las políticas oficiales del sector.
Chaparritos
Pablo Hernández, nutricionista y profesor universitario, representante de la Fundación Bengoa, conoce de esa evaluación que entre 2013 y 2015 ha venido alertando sobre la desnutrición infantil.
“Los estudios de consumo precisan que hay una reducción significativa de proteínas, en el consumo de carne, pollo, pescado, huevos o derivados lácteos, por ejemplo los quesos.
El especialista llama la atención que este bajo consumo de proteínas trae consigo a su vez “la falta de hierro; ese micronutriente va a alterar el desarrollo cognoscitivo, el desarrollo cerebral del niño, para que pueda aprender, para que se mantenga atento a sus clases”.
¿ Qué peligros enfrenta la nueva generación ante este cuadro de escasez de productos básicos, de suplementos proteicos? El profesor Hernández indica que si hay deficiencia de hierro, hay anemia, y
“un niño anémico no se puede desarrollar completamente. Un cerebro sin hierro no es un cerebro operante al cien por ciento”.
“Necesitamos allí, elevar esa parte de nivel de consumo en los niños para mejorar su rendimiento escolar, la atención a sus clases y su desempeño en materia de ejercicios y deportes”.
Apunta, además, que el bajo consumo de alimentos con calcio, va a definir con seguridad una tallabaja y una tendencia a desarrollar diabetes, obesidad, cáncer e hipertensión.
Vamos a tener venezolanos anémicos, con deficiencia de vitamina A, con déficit de calcio” , refiere Hernández.
“La estatura posiblemente se vea afectada por estos cambios, porque se está prolongando mucho en el tiempo. Nuestros niños menores de cinco años serán los más perjudicados”.
“Esto es un indicador importante para las organizaciones internacionales, la FAO, la OMS, porque de eso depende del futuro del país”, afirma Hernández.
Y, al ahondar en la materia, expresa su inquietud por los afectados que posiblemente tendrán problemas en la transmisión del material genética en su totalidad.
Como dato referencial, el profesor indica que el promedio de estatura del venezolano actual oscila entre un metro 60 y uno setenta.
No hay estadísticas que permitan ubicarnos en el contexto mundial en esos cambios de estatura, talla, etc. Los organismos internacionales se orientan por otros parámetros dada la información limitada que se aporta.
Obesidad
Otro elemento de peligro para las generaciones futuras es la obesidad, causada principalmente por una ingestión excesiva de carbo- hidratos. El fenómeno no es nuevo, solo que la situación actual lo ha agravado.
"Estamos en un proceso de transición alimentaria con el que tenemos doble carga: una de desnutrición y otra de obesidad”. Debemos actuar en ambos casos", concluyó el nutricionista Pablo Hernández.
2016-03-31
http://www.2001.com.ve/con-la-gente/127437/venezolanos-seran-retacos-y-gorditos-.html

No hay comentarios:

Viviendo en los límites: Laura Perls. Cómo educar a los niños para la paz

Cuando hablamos de “la agresividad” la mayoría de la gente entiende el deseo de atacar, de destruir, de matar. Por lo tanto la censuran. ...