domingo, 2 de junio de 2013

Alejandro Magno y Diógenes


Buscó el mismísimo Alejandro Magno a Diógenes, de enorme fama, del cual se reían por su rechazo a vida material alguna. Cuando le encontró desnudo y tumbado a orillas de un río, Alejandro Magno a lomos de su enorme caballo, le hizo la siguiente proposición;"Tú, Diógenes el Cínico, pídeme cualquier cosa, ya sean riquezas o monumentos, y yo te lo concederé".
A lo que Diógenes contestó: "Apártate, que me tapas el sol".
Aquellos que iban con Alejandro Magno empezaron a reírse de Diógenes y a decirle que cómo no se daba cuenta de quién estaba delante de él. Alejandro hizo acallar las voces burlonas cuando dijo que "si no fuera Alejandro quisiera ser Diógenes".

No hay comentarios:

Viviendo en los límites: Laura Perls. Cómo educar a los niños para la paz

Cuando hablamos de “la agresividad” la mayoría de la gente entiende el deseo de atacar, de destruir, de matar. Por lo tanto la censuran. ...