miércoles, 1 de mayo de 2013

Coaching Ontológico: Nuevos y diferentes observadores

 

Coaching Ontológico: Nuevos y diferentes observadores
En varias ocasiones nos han presentado a una persona y nos parece amable, mientras que a otros les parece que tiene mal carácter, también en algún momento hemos visto una película que nos encantó, pero para otros es simplemente mala. Es ahí cuando nos damos cuenta que ante una misma situación cada persona piensa o siente de diferente forma, es decir, que algo lindo o feo es simplemente una interpretación de lo que percibimos como seres lingüísticos. Cada una de estas interpretaciones que emitimos dependen del tipo de observador que somos, esto quiere decir que ese algo no es lindo ni feo, simplemente es. Entender y comprender las posibilidades que tenemos de interpretación, nos abrirá un mundo de campos de acción, abriendo nuestra percepción hacia las cosas.

La realidad es como la interpretamos?

Creemos que la realidad es como la interpretamos, existen personas que pueden coincidir en nuestra forma de pensar y de observar, como también existe gente que interpreten las cosas totalmente diferente y es ahí cuando nos preguntamos ¿cuál es la realidad?, si nos basamos en el respeto por el otro, aceptar al otro como un legítimo otro, nos daremos cuenta que la realidad como única no existe, existe mi realidad y la realidad del otro.

Coaching y puntos de vista

Tenemos diferentes formas de ver un mismo acontecimiento, ya que lo que interpretamos esta filtrado por nuestra biología, el lenguaje, la cultura y la historia personal, estos cuatro filtros son nuestros modelos mentales.
Estos llamados modelos mentales son el medio por el cual percibimos nuestra realidad, son la forma como observamos al mundo que nos rodea y a su vez los que nos impulsan a movernos e interactuar en él.

Modelos mentales

Los modelos mentales no son malos y siempre están con nosotros en el momento de generar ideas, posibilidades, acciones y resultados. Tenemos que tener en claro que nuestros modelos mentales no son los únicos válidos, ya que esto hace que se origine el fanatismo, las sectas, el fundamentalismo, etc.
Nuestos modelos mentales no son los únicos válidos
Si en estos momentos preguntamos sobre la sexualidad a tres personas, nacidas en diferentes países y cada uno es devoto de distintas religiones. Podemos tener respuestas totalmente diferentes, como también una apoyando a la otra, para cada uno de ellos es su realidad, pero no es la única.
Hace muchos años, en un lugar lejano… un grupo de ancianos monjes, ciegos desde su nacimiento se reunieron para discutir sobre Dios. Cada cual quería quedar por encima del monje de al lado, cada cual se creía en posesión de la Verdad, ingenuos pensadores que querían hacer de las múltiples verdades “Una Sola”, la que ellos conocían y defendían. La conversación, que ya habían tenido más de una vez, repetía las mismas argumentaciones que en el pasado: “Dios es bueno y comprensivo”, “No, Dios ha de ser justo y por lo mismo, severo”, “Dios nos espera en su reino en los cielos”, etc., ni siquiera ellos podían ponerse de acuerdo.
El más anciano de todos sacudió la cabeza y suspiró.
- Os dais cuenta de que en todos estos años no hemos sido capaz de acordar cómo es nuestro Dios. Pero…, si ni siquiera nosotros conseguimos escucharnos. Anoche tuve un sueño, reunámonos de nuevo aquí la semana próxima, y espero que avancemos en algo entonces.
A la semana siguiente se reunieron de nuevo y, antes de que pudieran empezar su eterno debate, el monje mas anciano hizo que pasaran a un cuarto que desconocían. Allí, les dijo, cada uno tendría que tocar lo que tenían delante, en silencio y sin moverse del sitio adjudicado. Así lo hicieron, y cuando hubieron terminado, se sentaron en círculo.
- ¿Y bien? Qué había en la habitación?
- Era algo inmenso, apenas podía abarcarlo con mis dos manos. (dijo el primer monje)
- Era duro, casi rugoso, cálido.
- Te equivocas, hermano. Lo que había en la habitación era pequeño y peludo y ligero.
- ¿Qué dices? Lo que había en el cuarto era duro, sí, pero frío, y liso, muy suave
- ¡no sé dónde habéis estado!, refunfuñaba otro. No era tan duro, y podía moverse, era cilíndrico y húmedo al final.
El anciano monje les dejó seguir un poco más antes de revelarles lo que realmente habían palpado: todos estaban hablando del mismo ser, un elefante. Cada uno había llegado a conocer una sola parte del mismo: cola, lomo, colmillo, trompa. Y su cerrazón a ver más allá de la propia experiencia les impedía apreciar el “Todo”. Solo era un Elefante. Un solo ser con múltiples apreciaciones.
Cuento popular de la India
Los modelos vienen incorporados en nuestro ser y hacen parte de nuestro día a día, ayudándonos a interpretar lo que percibimos y a su vez se convierte en un generador de acciones. Es en esta instancia donde trabajamos sobre un modelo de percepción según el tipo de observador que somos.
El observador es el quién, es decir el ser, de él nace la percepción ante un algo, variando el rango de perpcepción, el cual nos impulsa a la interpretación, de ahí nace la acción que es el hacer, el cómo y finalmente llegamos impulsados por la acción al resultado es decir el que, los objetivos propuestos.
En varias ocasiones nos proponemos una meta y no lo logramos, hacemos los pasos: observador, percepción, acción y resultado y no lo conseguimos, si realizamos una y otra vez la misma acción llegaremos al mismo resultado, pero si nos enfocamos en el tipo de observador que somos, en los modelos mentales que tenemos, abrimos nuestro rango de percepción y ampliamos nuestras acciones, tendremos una variante de posibilidades para lograr diferentes resultados.

No hay comentarios:

Factores de riesgo en la adolescencia

Summary In this research there is a analisys of the different risk factors and protective situations in the emotional health of adolescents ...