viernes, 8 de marzo de 2013

Coaching: Objetivos


 
La vida es una serie de pequeñas decisiones, y cada decisión que tomamos tiene algún propósito en la nuestra. Tomar las riendas de nuestra vida, hacerse cargo de nuestra vida significa fijar nuestros propios objetivos. Todas las personas exitosas se fijan objetivos.

Debemos preguntarnos  ¿La vida que tengo… es la que siempre he querido para mi?, esta pregunta poderosa nos va a mover nuestros esquemas mentales y si tomamos la decisión de reconstruirlas, transformara la vida que hemos vivido. El miedo aparecerá ya que es normal que nos asuste lo desconocido, él es un instinto de supervivencia.

¿Cómo podemos lograr transformar lo que tenemos a lo que deseamos?, a través de la formulación de objetivos. Lages (2005) dice: “ Un objetivo es un sueño con piernas”. Cuando despertamos cada dia nos formulamos en nuestra mente objetivos; tomarnos un café, comernos una arepa con queso, en fin, nos formulador un deseo que nos mueve, nos formulamos objetivos que nos mueven a actuar. Cada persona formula sus propios objetivos.

Los objetivos son lo que nos hace avanzar. El coach ayuda a su cliente a explorar el presente y a diseñar el futuro, acompaña al coachado desde donde esta hasta dónde quiere llegar, proporcionándole más opciones y recursos para su “viaje”.

Existen dos tipos de objetivos:

·         El Objetivo-resultado, que nos indica a donde queremos llegar y

·         El Objetivo-proceso, que nos señala la serie de objetivos menores que debemos lograr en nuestro “viaje”

Cuando nos formulamos un objetivo el mismo debe ser valioso, debes querer lograrlo, desearlo, de lo contrario ¿para que invertir energías en él?. ¿Cómo saber que un objetivo es valioso y esta bien formulado y además será realizable?. Existen 7 reglas que nos permitirán establecerlos.

1.    El Objetivo debe estar formulado en positivo:

El objetivo-resultado debe estar formulado en positivo, describiendo lo que quieres. Si te fijas objetivos negativos te centraras en lo que no quieres. Los objetivos-proceso si pueden ser formulados en negativo.

2.    El Objetivo tiene que ser específico:

El objetivo-resultado debe ser lo más específico posible. Para alcanzar objetivos tangibles debemos formularlos de manera concreta, especifícalo dentro de unos límites apropiados. Cuanto más próximos en el tiempo sean los objetivos, mas especificado podrás ser al respecto. Preguntarnos cuando, donde y con quien es una buena forma de evaluarlos bajo esta regla. Cuando los objetivos son abstractos, es propio definir lo que quieres ver, oír y sentir.

3.    Decide como obtendrás la prueba y el feedback del logro de tus objetivos:

Para el objetivo-resultado se debe definir de antemano las pruebas que nos permitirán saber si hemos alcanzado los resultados. En el caso del objetivo-proceso, será el feedback, es decir la calidad de sintonía que percibas en el viaje.

El control constante nos permita que estemos centrado en el camino y garantizar el logro de los objetivos. ¿Cómo mediremos el progreso hacia un objetivo?: Si es con relación a uno mismo, evaluar el rendimiento cada cierta variable y los comparo.

¿Cada cuánto tiempo evaluaremos el resultado? Constantemente.

 

4.    Organiza tus recursos:

El recurso es la palanca, el empujón que nos va a permitir ese gran efecto hacia el logro. Estos recursos pueden ser: Objetos (libros, Tic´s), personas (Amigos, familia), tiempo. Modelos y cualidades personales.

5.    Sé Proactivo:

Uno es quien debe hacerse cargo del viaje, es uno quien debe actuar. Debemos hablar en voz activa, esto significa que somos los sujetos del verbo

6.    Prestar atención a las consecuencias más amplias.

No debemos fijarnos solo en nosotros mismo, toda acción tiene consecuencias para el sistema, para mi y para todo lo que me rodea. ¿Cuál es el precio de tus objetivos?

7.    Prepara un plan de acción:

El plan de acción es lo que convierte un sueño en un objetivo. Cuando definimos los pasos hacia el objetivo le estamos poniendo piernas, para esto debemos estas motivados  y los objetivos deben ser difíciles pero realistas.

 

Bibliografía:

O’Connor-Lages (2005). Coaching con PNL. Guía para obtener lo mejor de ti mismo y de los demás. Ediciones Urano. España Pág. 49 a 59.

No hay comentarios:

Viviendo en los límites: Laura Perls. Cómo educar a los niños para la paz

Cuando hablamos de “la agresividad” la mayoría de la gente entiende el deseo de atacar, de destruir, de matar. Por lo tanto la censuran. ...