domingo, 27 de julio de 2008

PARA MI MAMA


Te escribo estas líneas Mama, con la seguridad que te alegrará saber de mí y la dirijo a los cielos porque es allí donde debes estar, el el recuerdo de Dios. Como siempre preguntando y dando opiniones que tu seguramente me responderás. Como comprobaras vuelvo a ser yo. ¿Y la supuesta contemplación-sin necesidad de ojos-de una idea? ¿Puede estar ahí la clave, el secreto? ¿Cómo es el cielo madre? En que consiste? Estas en él cómo solo un espíritu? De ser así, con qué sientes, conque ves? (si hubiera ojos habría ciegos y en ese caso no podría hablarse de paraíso ni tu, personalmente serías del todo feliz) y la supuesta...... En este caso mi supuesta teoría de las partidas de ajedrez de Dios se vendría abajo, y eso me dolería, sobre todo por los peones, los ángeles. Me he pasado años enteros recubierto de sentimientos de lucha, recuerdas? ¡Que no me estorben! ¡Que me dejen en paz! ¡Que no hagan ruido! ¡Que no me llamen por tf! ¡Cuántos y cuántos pecados de omisión... La única disculpa, quizá mi amor por ti madre, por los compañeros que están igual que yo, me llevó hace tiempo a escribirte esta carta. Nunca me decidía. Siempre interponiendo algo, mil excusas concupiscencias del corazón. Pues enfadado con el mundo estaba, la falta de luz de estos ojos que ya no me sirven para ver tu boca, que no me sirven para adivinar la angustia de tus noches calladas, tan miopes que a fuerza de distorsión se fueron “olvidando de mirar”- lo bello que hay en ti,... en los demás. Es verdad quizá ya no pueda nunca más pintar esas bellas puestas de sol con todos sus matices calientes y dorados, quizá ya no pueda escribir acentuando bien las sílabas en mis cadenas de versos, ni pueda bordar tu mirada en este negro lienzo (cielo, sin estrellas) hay tantos quizás que... me han hecho caer en un pozo sin final y de ahí mi silencio y al tenerme lastima egoístamente me fue separando de ti por ese pecado infame del ego, (de todos)... pero hoy decidí aceptar mi culpa, ( no soy el ombligo del universo) y como yo hay millones, como estrellas en el firmamento brillando con luz propia, la luz que irradia el mismo cielo dentro del ser humano trasmitiéndola a partir de sentimientos, con el léxico, el saber escuchar más allá del murmullo ( solo una) Quiero que sepas madre que, hoy que lo acepto-( todo te lo ofrezco)- y que allá donde estés cuándo leas esta epístola, pienses en bajar a jugar una partida que estoy preparado ya y no te voy a dejar ganar, escudándome en mi invalidez. No pienses que es conformismo no; me conoces y sabes que sigo en la lucha siempre al frente... ¿Además no sabes? ¡La ciencia avanza una barbaridad! Ya sé que suena a tópico pero créeme es verdad, y aunque te fuiste triste al no verme , otros como yo madre de esos avances vamos a Disfrutar, es un largo camino de trabajo y de investigación pero es muy esperanzador. Si quieres me respondes la carta que no necesita sello ni dirección, pues ya sabes el camino de mi corazón Quedo a la espera pues, pendiente del correo, sabiendo de tu generosidad (no podría ser de otra forma) aunque estés al otro lado de la fina línea que separa el más allá, recuerda q hay mucha luz en mi oscuridad. ¡Pues ya veo clara la forma de la idea, en toda su inmensidad! Tu hijo que te quiere y no desmaya.

No hay comentarios:

Factores de riesgo en la adolescencia

Summary In this research there is a analisys of the different risk factors and protective situations in the emotional health of adolescents ...